Este blog nace con la idea de escribir artículos desde la perspectiva de una licenciada en filosofía en paro. Especifico que todos los artículos del blog son artículos de opinión abiertos a debate. En ningún momento intento imponer mi visión particular del mundo a los demás, aunque sean mis opiniones las que aquí expreso.

lunes, 19 de enero de 2015

Las cuatro metas


La cosa está así: quiero ponerme metas pequeñas para intentar realizarlas y redactar un pequeño diario sobre ello con la esperanza de, poco a poco, ir planteándome metas más altas. Después de mucha actividad intentando buscar trabajo de camarera, de encontrarlo en varios sitios -pero nunca estable- y de estar de restaurante en restaurante dando tumbos; parece que no voy a poder continuar con mi trabajo en el hotel porque, a pesar de estar a gusto, me dan muy pocas horas para trabajar. Así que, bueno, después de navidad -época en la que he trabajado, casi no he probado ni una gamba- me he vuelto a quedar un poco apalancada en el tema de buscar trabajo. En parte porque no me apetece volver a buscar trabajo de camarera, en parte porque ya he olvidado lo que era ser profesora y me da bastante miedo volver a ello por mucho que me guste. Por otra parte, también me da miedo volver a comprobar que sigue sin haber trabajo de eso.

Aquí hay, efectivamente, una cuestión importante a analizar en mi vida y es una de las razones por las cuales me planteo este reto: el miedo. Realmente, soy una persona acojonada de vivir, tengo mucho miedo y este mundo me parece muy hostil, por no hablar de lo infantil que soy. Ambas cosas van de la mano. Además, si lo pienso bien, me cuesta mucho vivir, muchísimo. No es que no disfrute de la vida y de sus pequeñas cosas, es que cuando estoy sin trabajo y sin estudios, todo me cuesta el doble, es como si tuviera que escalar una montaña enorme sin zapatillas. Luego, cuando tengo curro o estoy estudiando, estoy bien otra vez.

Pero es que encima pienso que muchas de las experiencias que viví el año pasado han hecho que tenga todavía más miedo. Hay tanta gente que me ha dicho que no lo podría hacer… y lo peor es que, aún después de haber hecho las cosas que me han dicho que no podría y hacerles un zas! en toda la boca, me han dejado tocada. Cada vez que lo pienso me pongo a llorar, y no importa que les haya demostrado que lo que decían era mentira. Esa es la razón por la que sé que algo no funciona dentro de mí y es hora de intentar acabar con eso.




Siendo así, me he propuesto varias metas: una académica, una deportiva, una artística y una laboral.

1. La meta académica consistiría en ponerme a estudiar inglés para intentar sacarme el B2, cosa que dije que haría hace mucho tiempo, pero aún no he podido hacer. El año pasado pude sacar el B1, pero realmente pienso que para el B2 estoy muy verde. Me gustaría que esto supusiera empezar a estudiar, pero no sólo en un sentido tradicional, sino también viendo series y películas en inglés, saliendo a bares de intercambio de idiomas para poder hablarlo. En fin, tampoco quiero aburrirme estudiando. Realmente, no sé qué fecha ponerme para esta meta, me gustaría estar preparada para hacer el examen en mayo, pero sé que es complicado. Pongamos que en mayo o en abril, debo intentar al menos, presentarme al examen. Aprobarlo o no, no importa -sé que es poco tiempo para lo verde que estoy y debería haber empezado antes-, pero si tengo la obligación de presentarme, al menos me obligaré a estudiar para no hacer el ridículo. Si no lo saco, al menos algo tendré avanzado para cuando me vuelva a presentar en el futuro.

2. La meta deportiva también es muy sencilla, se trata simplemente de salir a hacer deporte. Lo que sea, no importa si es correr o hacer pesas o nadar o ir en bici, salir y hacer al menos 20 minutos de deporte, tres veces por semana. Es simple, pero creo que me puede ayudar mucho a quitarme fantasmas de la cabeza.




3. La meta artística la he puesto porque creo que puede ser una gran motivación. La he planteado, también, como una meta muy pequeñita para empezar, pero que para mí es bastante grande. Esta meta, igual que las demás, tiene que ver con quitarme el miedo a vivir. Lo que me gustaría hacer aquí es salir a cantar en un karaoke con banda de música en directo o en alguna jam session de micros abiertos, pero me gustaría ampliar el reto: me gustaría salir a cantar en todos o casi todos los karaokes o jam session de micros abiertos que encuentre en Valencia -siempre y cuando sea posible-. Si lo pienso bien, puede ser que cantar sea una de las cosas que más me apasionan en la vida, y ya he cantado en directo alguna vez, pero es que lo había dejado totalmente aparcado… y vaya, no debo. Esta meta es para disfrutar, pero también para darme cuenta de que en este mundo hostil, aún queda algún resquicio de libertad. Además, esto es mano de santo para el miedo y la vergüenza, estoy segura de que me ayudará.

4. La última meta es la más sencilla y a la vez, la más complicada: echar curriculums. Simple y llanamente, echar curriculums. No digo ni siquiera encontrar trabajo. Sé que probablemente si echo curriculums, encontraré trabajo. En hostelería encontrar un trabajo no es muy complicado, lo complicado es que ese trabajo sea digno: decentemente remunerado, buen horario, buen trato por parte de jefes y compañeros, etc. El tema es que el año pasado me trataron tan mal que ahora me cuesta tener que volver a empezar de cero, y sí… me cuesta hasta echar curriculums, me he quedado un poco paralizada. Pensaréis que esta meta es muy sencilla y lo es, pero ¿qué pasará con las otras metas si encuentro trabajo? He ahí la dificultad de esta meta. Normalmente los trabajos en hostelería son muy esclavos, te permiten hacer pocas cosas en tu tiempo libre, así que quizás debiera modificar alguna de las metas anteriores en ese caso. Sin embargo, debo concienciarme de que estas metas deben seguir adelante, aunque practique deporte menos días a la semana de los establecidos, aunque tenga menos tiempo para estudiar… No debo dejarlas de lado aunque empiece a trabajar. Y sobre todo: aunque trabajes, Isa -sí, ahora me hablo a mí misma-, sigue echando curriculums para profesora. Vuelve a echar curriculums para profesora, no lo dejes…

En fin, de todo esto, pretendo hacer un diario en este blog con fotos, a lo mejor vídeos, testimonios… Vamos, que me voy a montar un teatro que no veas. Me da un poco igual que la gente lo vea o no, principalmente es para mí misma, aunque sé que mantener el diario en la red me va a ayudar a motivarme y por eso lo hago. Intentaré subir una entrada contando la evolución a final de semana, probablemente los domingos.

Por lo demás, me he propuesto empezar mañana mismo y simplemente con el hecho de habérmelo planteado y haber escrito esto ya estoy sonriendo, así que… ¡GO!

4 comentarios:

  1. Ánimo. Para el B2 podrías plantearte como meta Junio, que es cuando salen los exámenes de la EOI (o finales de mayo). Una manrea de comprometerte es matricularte en la prueba (allá por febrero suele salir la convocatoria), y darle duro. Además, es el examen más barato xDDDD Si yo pude, tu puedes. No eres tonta, niña. Tampoco infantil. No sé, tú te conocerás mejor que yo, pero en muchas cosas que dices no está la muchacha que yo conocí. Y sé que sigue ahí debajo. Seguro que sí.

    En cuanto al resto de metas, ánimo. Tú puedes. Y no sé qué marcha llevas con el tema oposiciones -ya sé que es muy duro, que a lo mejor no es el momento-, pero Castilla La Mancha creo que convoca, Aragón convoca y Extremadura también. C. Valenciana convoca opos, pero no sé si saldrán plazas de lo nuestro. A lo mejor merece la pena intentarlo, aunque sea para ver cómo son las cosas y entrar en bolsa. Yo ahí lo dejo ;) Sé que serías una gran profesora. ^^

    Por lo demás, sé que eres una gran persona, y todos pasamos por rachas. A veces las circunstancias pesan más de lo que podemos soportar. Pero no pasa nada: haremos pesas.

    Abrazo enorme :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias por los ánimos, Bea! Si esto lo he hecho más que nada para obligarme a moverme porque llevo dos semanas un poco apalancá', que no es que lleve años así... pero bueno, estaba ya deprimiéndome, siempre me pasa cuando no estoy en activo por trabajo o estudio presencial.

    ResponderEliminar
  3. Hola Elisabeth.
    Hace algún tiempo intercambié contigo algunas impresiones sobre liberalismo, me gustó hacerlo y reconocí en ti a alguien inteligente, interesante y con interés por el mundo y sus cosas, y con criterio. Además, escribes muy bien. Por eso te sigo desde entonces. Luego vino un período en que abandonaste un poco tu blog. "No pasa nada" pensé, "tendrá cosas que hacer" (como yo, que tampoco soy un prodigio de productividad). Por eso me alegré cuando vi en mi "feed" que habías vuelto, con este post "Las cuatro metas". Cuando lo leí, percibí tu "bajón" en el tiempo transcurrido, lo que teniendo en cuenta la situación laboral, y el ambiente general que impera en el país, es normal, pero me entristece, y desearía que todo fuera mejor (¡por supuesto!). Me alegra, sin embargo, que en este post donde pones tanto de ti, señalas que has decidido tomar las riendas, para lo cual has decidido proponerte algunas “metas”, que me parecen además muy bien elegidas. Así que enhorabuena por tomar tan buena resolución. Es bueno atacar metas sencillas, que ayuden a subir la moral para ir alcanzando metas cada vez más altas. Estoy seguro de que conseguirás lo que te propongas, y te animo a ello.
    Ah, echa CVs, pero haz caso a Bettie y no dejes de intentarlo en la enseñanza, que entiendo que es “lo tuyo”, lo que te gusta, vaya, porque vales para ello. Si tienes que trabajar duro, será mejor que lo hagas en algo que te gusta. Mientras, otros trabajos y/u ocupaciones pueden entretener el tiempo y procurar sustento, pero no dejes de mirar en la dirección que te pide el cuerpo.

    Ah, y tampoco dejes el blog ;-)
    Salud,

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario Megapraxis. La verdad es que cuando los que tienes a tu alrededor están luchando por sobrevivir, que ya no vivir, es complicado ir en la dirección en la que te pide el cuerpo, más bien vas en la primera que encuentras.

    El año pasado volvió a ser un año en el que realicé muchos esfuerzos para echar pa' delante, como siempre, con pocos resultados. Pero bueno, ojalá la cosa cambie algún día.

    ResponderEliminar