Este blog nace con la idea de escribir artículos desde la perspectiva de una licenciada en filosofía en paro. Especifico que todos los artículos del blog son artículos de opinión abiertos a debate. En ningún momento intento imponer mi visión particular del mundo a los demás, aunque sean mis opiniones las que aquí expreso.

viernes, 19 de agosto de 2016

Los límites del humor.

Hace ya muchísimo tiempo un conocido publicó en su facebook la siguiente viñeta: http://carambacomics.com/caramba/wp-content/uploads/2012/01/074limites.png

Como habréis visto es una viñeta que habla sobre los límites del humor y acaba concluyendo que ofenderse por un chiste equivale a no comprender su incógnita, es decir, a no entenderlo. Prácticamente, desde este punto de vista, la viñeta sugiere que cualquiera que alguna vez se haya ofendido por un chiste es porque no lo ha entendido. Una de las razones que se dan para afirmar esto entre las viñetas es que la interpretación del chiste por parte del oyente/lector se transforma en una identificación personal por parte del mismo y el oyente del chiste se siente como si él mismo fuera el protagonista del chiste (el cuál, como personaje de ficción, no existe). Por tanto, al identificarse con éste, el oyente se siente ofendido.

Aunque estoy de acuerdo con el tema de que el oyente ofendido es capaz de identificarse fácilmente con el chiste y es ésa la razón por la que le molesta, no estoy en absoluto de acuerdo con la idea de que el hecho de que a alguien le ofenda un chiste tenga que ver con su incapacidad para comprenderlo. Soy de la opinión de que ningún chiste es censurable y, mucho menos, legalmente: que te metan en prisión o te destituyan de un cargo político o censuren una película de humor negro o una obra de teatro simplemente por hacer chistes políticamente incorrectos me parece sobradamente extremo e innecesario. Pero la verdad es que tampoco estoy de acuerdo con la opinión de que si un chiste te ofende es porque no lo has comprendido o porque no has sabido despejar su incógnita. De manera racional, yo puedo comprender un chiste y aceptar que no es censurable en ningún aspecto y, sin embargo, que ese chiste me moleste (incluso habiendo comprendido perfectamente cuál es su incógnita).

Pienso que el autor de la viñeta ha eludido una cuestión importante que es la siguiente: la sensibilidad del oyente o lector. Recuerdo un anécdota de hace tiempo, que creo que alguna vez ya he contado por aquí, sobre una amiga contando chistes sobre sus pacientes. Ella es enfermera y contaba experiencias que le habían ocurrido en el hospital, pero transformándolas en chistes, exagerándolas sin que pudiéramos distinguir lo que había pasado en realidad con lo que no. La verdad es que la chica tenía mucha gracia y todos nos acabamos riendo a carcajadas de sus chistes negros. Excepto una persona. Resulta que el padre de esa persona se estaba muriendo de cáncer. Esa persona aguantó los chistes, no los censuró, los comprendió, pero le molestaron. Le molestaron porque, efectivamente, esos chistes le recordaron a su padre y, a un nivel empático, no pudo digerirlos emocionalmente. Probablemente esa persona, en otro momento de su vida o si su padre nunca hubiera tenido cáncer, se hubiera reído a carcajadas de los chistes, exactamente igual que los demás. Pero ése no era el momento. Desde luego, esto demuestra que esa persona es perfectamente capaz de desvelar la incógnita del chiste: racionalmente lo comprendió, emocionalmente le dolió. En otro momento vital, además de comprender el chiste, no le hubiera dolido en absoluto. Con lo cuál, podemos decir que para poder haberse reído con ganas no le faltó capacidad para comprender el chiste, sino que le sobró sensibilidad con respecto a una serie de experiencias que le tocaban de cerca y que, de alguna manera, estaban relacionadas con esos chistes. 

Para mí, igual que una persona tiene derecho a contar un chiste ofensivo y que no lo censuren, la otra tiene derecho a que le moleste, siempre y cuando no censure. Lo cuál no legitima a los demás para decirte que no has entendido el chiste o que la falta de humor -en este tipo de chistes- es sinónimo de falta de inteligencia. En este tipo de chistes, la falta de humor es sinónimo del grado de sensibilidad que tengas con respecto al tema del que trata el chiste y si tú estás contando un chiste sobre una mujer descuartizada y la madre del oyente del chiste ha sido maltratada, lo normal es que el chiste no le haga ni puta gracia. Diría más, a mí como feminista que soy me molestan todos los chistes negros sobre maltratos: ¿falta de inteligencia o cuestión de sensibilidad?

Por supuesto, otro tema diferente del que hablar sería la falsa moralidad o la hipocresía de aquel al que ofende un chiste con la intención de manipular la opinión pública o de lograr algún objetivo extremo como que destituyan a alguien de su puesto político o censurar la cultura, pero ése sería un tema muy distinto para debatir.


@LReplicante.

6 comentarios:

  1. Pues mejor no se puede explicar, hija mía. Tal cual. Pensamos lo mismo sobre este tema.

    Solo nos falta eso, una "homogeneización" de la sensibilidad...

    Un abrazo, Is.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, pero es más sencillo pensar que no lo comprendemos a conocer las verdaderas razones de la otra persona por las cuáles el chiste no le ha hecho ni puta gracia. Yo lo veo como un acto de prepotencia más que otra cosa...

      Eliminar
    2. Falta de perspectiva.

      Lo de siempre...

      Eliminar
  2. Es un problema reducir todo al intelectualismo, a la comprensión o al "entender" algo, si por entender queremos referirnos solo a la parte racional. La sensibilidad también es parte de nosotros. Y yo coincido contigo: puedo entender un chiste y que me moleste, que me afecte a un nivel emocional. Y si me afecta o me molesta es, precisamente, porque lo comprendo, aunque no pueda aislarlo de mi individualidad. Creo, vaya XD

    En fin, que muy interesante :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, claro, eso si asumimos que la comprensión está en el entendimiento y en la razón, pero como tú dices, también podemos comprender algo por medio de la sensibilidad y, en este caso, precisamente eso también nos da la razón.

      Eliminar
  3. Broşür dağıtım hizmetinde Ankara'nın en iyisi olan
    broşür dağıtım ankara hizmette
    sinir tanimiyor...

    ResponderEliminar